¿Dietas o hábitos? Disyuntiva más que razonable

23 agosto, 2014 Ramón Roldán Vergara

¿Dietas o hábitos? Disyuntiva más que razonable

No sería la primera vez si alguien me preguntara qué es lo que como o qué dieta hago. La alimentación es un factor de la vida -en general- y del entrenamiento -en particular- muy relevante; en otras palabras, constituye un porcentaje muy elevado de los resultados del entrenamiento y de todo aquello que no lo es. Por ello, es muy importante para obtener tus objetivos y consecuentemente no es algo que debas de olvidar o dejar al libre albedrío. ¿Significa esto que llevar una alimentación saludable, o mejor dicho, adecuada a nuestras necesidades implica no disfrutar de las cosas ricas de la vida?

La respuesta es simple: no debiéramos de hablar de dietas, sino de crear hábitos; partiendo de aquí, alimentarnos saludablemente y disfrutar es posible. El Diccionario de la lengua española recoge “hábito” como el “modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas” (Real Academia Española, 2001). Cuando hablamos de alimentación saludables nos estamos refiriendo a la necesidad de que una actividad, como es la comida de cada día, se haga de forma adecuada, adaptada al sujeto y con la cantidad optima de nutrientes (BRUZOS y  NOMDEDEU, 2012). Mucho más simple todo, crear hábitos no es más que aprender principios básicos que te ayuden a mantenerte en el camino saludable, durante el resto de tu vida; no teniendo que preocuparte constantemente por la medición de tasas y el recuento de calorías, en definitiva, no tener que someterse a la rigurosidad de una dieta.

Totalmente de acuerdo: “Las dietas no las aguanta ni el que las inventó”. Estas palabras las escuché en una de las múltiples y espectaculares clases teóricas de Acondicionamiento físico en la escuela del Grado en Educación primaria cursado en la Universidad de Sevilla durante la promoción 2010-2014. Sin duda alguna la excelencia del docente en cuanto al modo y la manera, así como el trasfondo del contenido, me dejó esto claro y a día de hoy sigo pensando igual; son los hábitos alimenticios los que deben de pasar a ser nuestro caballo de batalla, no las dietas.

No obstante, aunque los hábitos alimenticios son principios generales, válidos para casi cualquier persona, no debemos de olvidar el componente o condición individual y por ello pasa a ser necesaria la idea de estar bien asesorado. Asesorado/a por el/la que más sabe; buscar un/a nutricionista cualificado/a y profesional debiera de ser un deber inexcusable, a fin de conocer los grupos de alimentos y cuales funciones cumplen en nuestro organismo. Muchos/as de ustedes pensaréis que con libros, artículos científicos esto se puede conocer y no es necesario; solo os diré que tal vez pueda ser óptimo si tenéis una muy buena base, sois una persona promedio y además no os dedicáis al rendimiento deportivo.

Finalmente os diré que desarrollar hábitos de alimentación que se ajusten a vuestras necesidades no significa morir de hambre, ni privarse de todo;  significa saber cuánto y cuándo comer, aún de lo que más te gusta. Una vez puesto esto en práctica y con un poco de disciplina al comienzo, vas a poder disfrutar de todo y tener el peso y composición corporal que desees.

  • BRUZOS, C. C., y NOMDEDEU, C. L. (2012). Hábitos alimentarios saludables. Nutrición, salud y alimentos funcionales, 13.
  • Real Academia Española. (2001). Diccionario de la lengua española (22.a ed.). Madrid, España: Autor.
, , , , , , , ,

Ramón Roldán Vergara

Maestro de Educación Primaria enamorado del atletismo en general y de los concursos de particular. Atleta nacional de atletismo desde 2006; especialista en Salto de Altura. Titulación: Grado en Educación Primaria, mención Educación Física (US 2010-2014); Máster Universitario Oficial en Dificultades del Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje (UOC, 2018-2019) y Monitor Nacional de Atletismo (RFEA - ENE 2012) entre otros. ESLOGAN: La clave del éxito: Insistir, Resistir y Persistir. MOTIVOS PARA PRESUMIR: Nunca se es lo suficientemente bueno en algo como para poder presumir de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONTACTAR

El acceso a nuestros sitios web no está limitado si usted no aceptar las cookies, por lo que puede desactivarlas si lo desea; si no lo hace, las está aceptando. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies